En el bus de tu vida existen diferentes tipos de pasajeros, cada uno con su esencia, con su personalidad, con su magia, hasta con sus trucos.

Algunos  pasajeros se bajarán de inmediato, otros demorarán un poco más, otros más tendrán reserva, quizás hasta silla preferencial y otros que nunca se bajarán porque siempre estarán; unas veces dormidos, otras despiertos, pero que al mirar sabrás que van en el bus de tu vida.

Unos cuantos te darán regalos, otros compartirán y vivirán momentos contigo.

Algunos llegarán para recordarte algo que ya has vivido y se bajarán.

No falta el que sube y ha tomado el bus en dirección contraria, y sin querer tomó tu bus. Ese pasajero no dijo ni hizo nada, solo ocupó un espacio.

Más adelante seguro subirán algunos con poco tiempo de viaje  y lo notarás, porque no harán ruido en el bus de tu vida, no se sentarán ni te hablarán tampoco.

A estos últimos no les des mucha importancia; ellos no saben de tiempo, de hora, ni de espacio, porque al final cualquier bus les sirve. Si puedes, ayúdalos, y por tu bien no permitas que se demoren, porque si ellos no tiene tiempo para disfrutar contigo un trayecto o el viaje de tu vida, a mitad de camino o un poco menos, diles que por favor, se bajen.

Con Cariño Jules!!

Ph @Carolineredhead

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *