Si te permites sentir, te permites conectar: «Conexiones reales», le llaman.  

Desde hace un tiempo vengo entendiendo la importancia de las conexiones reales y a ellas me refiero a esa magia, a esa emoción, ese estimulo que te genera el lugar, la persona o la cosa.  

Si aún no las has experimentado, estás a tiempo. Cuando las descubres te das cuenta que son tan necesarias como el respirar para vivir, y lo mejor de ellas es que eres tú mismo quien las construye y las siente. Tu corazón, no falla; Tu mirada, no miente y la sonrisa muchas veces te delata.  

Cuando las vives te das cuenta de la comodidad que experimentas. La esencia de ellas es que mientras las vives lo haces sin cohibirte absolutamente de nada. Te aflora tu risa escandalosa, las demostraciones de cariño son más que eso, tus pensamientos raros que con cierta locura te has creado se convierten en pensamientos compartidos cuando estás experimentando conexiones auténticas.  

Sin darte cuenta, quizás ya las tienes y no lo sabías. De normal en ellas hablas de tus sueños con la ilusión de cumplirte también de esos miedos que nadie sabe pero que tienes, y que sin más un día te creaste. 

Si mientras lees, vienen a ti pensamientos en relación a esto, solo espero que les des la importancia que se merecen, porque gracias a ellas es que se aprende a otorgar valor. En ellas te ves a tí, siendo tú en tu esencia y lo notarás en el momento porque te permites soltar el control y una parte de ti se siente conectada a lo que estas viviendo.  

No puedo asegurarte cuando aparecen, las mías llegan cuando menos lo espero y qué bonito se siente. Solo ten en cuenta que llegarán para hacerte recordar una parte de ti que creías perdida, te brindarán energía y te darán ese empujón que tanto necesitas para cumplirte en tiempo real lo que muchas veces te dices en silencio.  

Si son largas o no, no lo sé. Para contarte te diré que, así como llegan para quedarse pueden irse rápidamente. Cuando demoran valóralas y si no vívelas y aprovéchalas en el momento que pasan.  

No te sientas mal por lo que duran, aparecen para hacer su misión en tu vida. Pueden llamarles personas, costumbres, emoción, necesidad o lugar no lo sé cómo lleguen a tu vida, acuérdate que antes no las tenías y eras capaz de vivir sin ellas.  

Recuerda lo que en ti despertaron, disfruta el mundo, disfrutas sus regalos. Es la magia que pocos conocen de las conexiones reales, sin darte cuenta te hacen volver a ti para verte y para que asumas el compromiso de cumplirte.  

Con cariño Jules.

Ph: Carolineredhead

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *