No te apartes de tu entorno, este no siempre brilla al mismo tiempo que tú. 

En ocasiones puede que te nubles un poco y sin darte cuenta te sorprendes porque a tu alrededor  aparecen luces que no sabías que tenías. 

Si bien hay días oscuros, también hay grises. Como dice Ricardo Arjona , hacen parte del paisaje. 

Cuando te has visto oscura, esas luces aparecen y sin más son las que más aportan, no te separes de ellas. 

Mientras, reconócete en tus días de luz y  comparte tu brillo. 

Cuando te nubles, anda y dilo… Esas luces del camino te pueden iluminar. 

No te aísles y admite que así como en tus momentos tú alumbras, deja que los demás te iluminen. 

Esas luces te sostienen, y en la vida las vemos en las alegrías, en los miedos, en los triunfos, en los fracasos, en las tristezas, en el amor y en un gran números de momentos. 

Estas  suelen aparecer en el momento indicado. Quizás algunas estarán cerca de ti y no lo sabías.

Otras quizás tengan forma  y espacio. Pueden aparecer en forma de mensajes, de sonidos y otras más reales en personas.

A estas últimas, valóralas como ellas lo hacen contigo. Ellas te recuerdan lo que vales, lo que tienes y el motivo por el cual hay que seguir luchando. 

No las apartes de tu vida. Consérvalas si es necesario, no sabes cuántas veces las vas a necesitar. 

Recuerda que estas te conocen tanto que serán capaces de aliviar tu cargas y hacerte todo más agradable.

Esas luces pueden ser tu familia, tu trabajo, tu pareja, tus hobbies o tus amig@s. A estas, por favor, consérvalas y hazles saber siempre que hacen muy bien su papel. 

Porque aparecen en el momento oportuno para pararte,  sostenerte y levantarte. 

Así de brillantes son.  A tus luces del camino diles siempre que gracias. 

Con cariño Jules. 

Ph @Carolineredhead

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *